En los años 1990, 93 niños sobre 1000 morían antes de cumplir cinco años. Hoy en día son 31 por cada mil. Sin embargo, son aún 29 000 niños y niñas que mueren todos los días (según Unicef). Las razones son múltiples y van desde el paludismo hasta el parto prematuro, pasando por diarrea e infecciones neonatales. Una de las razones de tantas muertes es también la desnutrición. Y “Hope”, un niño nigeriano, hubiese podido morir por esa razón.

El 31 de enero de este año, una danesa encontró un niño extremadamente desnutrido y abandonado por sus padres. La razón: se creía que era brujo. Este niño pasó del borde de la muerte a una situación estable donde se siente amado. Empezó por un trago de agua y se convirtió en un símbolo para la organización “African Children’s Aid Education and Development Foundation”. Ahora sonriente, este niño demuestra que sí hay esperanza en disminuir aún más la desnutrición en el mundo y así la taza de muerte infantil.

Este caso difiere mucho del de un pequeño niño sudanés (Kong Nyong) que fue fotografiado en 1994, visiblemente desnutrido y acechado por un buitre. La foto, que ayudó a mostrar el nivel de pobreza en África no tuvo un final feliz. A pesar de haber ganado un premio Pulitzer, el fotógrafo, Kevin Carter, se suicidó. Se dice que la razón de esta muerte fue un reproche que le hicieron al fotógrafo. Se asumió que el niño había muerto y que nadie lo había ayudado. Sin embargo esto luego fue desmentido al descubrir que el niño seguía vivo 13 años después.

La desnutrición no es un tema sólo del continente africano. En Perú el promedio nacional de desnutrición crónica en niños de menos de 5 años alcanzó el 28,5% en el año 2007 (según la INEI). En el 2013 había bajado a 17,5% (según el patrón de referencia OMS). La zona más afectada siendo la Sierra con 28,7% y el departamento con más desnutrición crónica siendo Huancavelica con 42,4%.

Existe igualmente el tema de la anemia, afectando a 54.7% de los niños de Loreto. Sin quedarnos en las cifras negativas el gobernador regional anunció una inversión de 10 millones de soles para invertir estos índices el año pasado. La iniciativa municipal fue lanzada en el 2011 con la idea de invertir S/. 100 000 para disminuir la desnutrición infantil por medio de servicios de salud, nutrición, aprendizaje y protección de madres gestantes. Hoy en día ya son más de 2 000 niños de menos de 3 años que han sido atendidos pasando de una desnutrición de 24% en Mazán a 15%. Acciones están siendo tomadas por las autoridades para combatir este problema, pero como ciudadanos también podemos actuar.

En Francia se comenzó una acción para acompañar a las personas fragilizadas o excluidas. Aunque no sufren de desnutrición son ciudadanos que crearon un supermercado para ayudar a clientes con pocos recursos, dándoles alimentos de calidad. Si ellos pueden, nosotros también. Sea para disminuir la desnutrición o para ayudar a los más necesitados ¿Qué estás haciendo tú?

Lucidez no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.

Dejar respuesta